Páginas vistas en total

domingo, 4 de septiembre de 2016


SORPRESAS EN NUESTROS ORÍGENES
Me gustaría decir que aprovechando el tiempo libre de las vacaciones del verano he estado investigando documentos inéditos sobre nuestra ancestral villa, pero al estar totalmente liberado de las obligaciones profesionales desde mi jubilación, hace  ya nueve años, siempre son vacaciones  y en este largo tiempo lúdico continúo  atendiendo una de las aficiones que más me gustan y  disfruto, permaneciendo inmerso entre los papeles antiguos, raídos y llenos de polvo histórico, para saciar temporalmente mi curiosidad y  crear otra nueva entrada en este humilde blog. Aunque, de todas maneras, este artículo es fruto de las búsquedas y entretenimientos genealógicos de este verano.

   Afortunadamente,  para poder escribir con una base documental, puedo elegir el tema entre varias centenas de viejos escritos recopilados hace años de distintos archivos provinciales y nacionales, visitados  real y  físicamente durante varios periodos vacacionales, y de vez en cuando, en ratos que alterno con otras aficiones,  los sigo transcribiendo y estudiando, dándoles salida  y utilidad en alguna publicación como la de hoy. A aquellos múltiples documentos que custodio con celo se les suman otros varios más recientes que la tecnología actual nos permite descubrir en visitas virtuales por Internet tras búsquedas en  insospechados rincones con colecciones digitalizadas desconocidas y sorprendentes.

    Aunque en estas modernísimas visitas virtuales por archivos digitalizados consuma ante el ordenador  el mismo tiempo que antes consumía en las clásicas salas para investigadores entre los legajos solicitados a los funcionarios,  sí que me evito  las incomodidades y gastos de los viajes a las ciudades donde están ubicados, así como la estancia de varios días fuera de casa, pues cada vez  encuentro más facilidad  y disposición en estos  servicios públicos; aunque encontrar lo que deseamos, a veces, también  implica cierta dificultad, especialmente si en la catalogación no descubrimos una pista clara que nos lleve hasta temas y hechos rodenses, ( y  basta recordar como ejemplo,  que  la búsqueda de “la película de La Roda” , de la que he escrito en otros artículos de este blog, fue larga y no exenta de dificultades  porque en su catalogación no figuraba para nada el nombre de nuestro pueblo y llevaba incorrectamente  asignado el año de su filmación. Hoy sus datos están corregidos y algo colaboré en ello).

   La Genealogía es apasionante, y  sabemos lo curioso que es el estudio de tantos datos que  nos proporciona. A través de ella podemos conocer a nuestros ascendientes hasta generaciones muy remotas; si hay suerte, hasta el siglo XVI,  en el que se obligó a los párrocos a reflejar por escrito los bautismos, matrimonios, defunciones, etc.  de los feligreses en libros específicos de la Iglesia.

   A través de la Genealogía y otro viejo documento he encontrado nuevas informaciones sobre algunas  familias rodenses con representativos  y famosos miembros. Por ejemplo, todos sabemos que uno de nuestros hombres locales más ilustres y sabios fue el arabista don Maximiliano Alarcón Santón, y en su honor y recuerdo lleva su nombre  el primer Instituto de Enseñanza Media que se edificó en La Roda. También su hermano don Arturo, notable músico y compositor,  fue un personaje destacado e importante de nuestra localidad.  ¡Familia enraizada con diversos apellidos posteriores que también se  destacaron culturalmente  en la villa ( recordemos a Antón Moratalla, Manuel Merlos, Eduardo Moreno…).

   Del apellido Alarcón pocas personas podrán tener dudas, puesto que abundaba y abunda por estas tierras  rodenses que pertenecieron al poderoso concejo de la villa de Alarcón y nos señala sus orígenes medievales y guerreros, de tiempos del reinado de  don Alfonso VIII, cuando el capitán del ejército cristiano Fernán Martínez de Ceballos fue el primero que,  de noche y con la ayuda de dos dagas, escaló las murallas de Alarcón en su conquista  a los moros en el año 1184,( y desde entonces,  como premio a su valor, el rey lo nombró Alcaide del castillo y le autorizó a llevar el apellido Alarcón). Seguro que con un poco de suerte y constancia podríamos reconstruir el árbol genealógico de sus ramas rodenses hasta el siglo XVI; aunque sería un gigantesco estudio por sus innumerables ramificaciones.

   Pero… ¿y del otro apellido de esta familia?  ¡Santón!  ¿Qué sabemos?

   Bien, pues resulta que en el año 1791, en La Roda, igualmente que se haría en otros municipios del resto de España, se tuvo que crear  un registro  documental de los vecinos extranjeros que aquí residían,  en cumplimiento de reales órdenes, declarando bajo juramento ante el notario Pedro de Xávaga Víllora  todos los datos personales que se les requerían junto a su nacionalidad  y otros más, como ser católicos, súbditos del rey español, guardándole fidelidad y renunciando a otras leyes que no fueran las españolas,  bajo penas de “galeras”, prisión  o expulsión del reino, en caso de mentir.

    Y así encuentro en dicho documento con fecha 23 de agosto del mencionado año a un extranjero llamado Juan Santón, francés, nacido en la antigua provincia de Provenza, ( hijo de los franceses Francisco Santón y Margarita Rambou), que llevaba de vecino en esta villa  veinticinco años y su oficio era panadero; pero por entonces se hallaba con comercio y lonja abierta,  ejerciendo de “mercader de vara ” para vender tejidos, lienzos de lana,  algodón, y otras cosas. Casado en esta localidad con la rodense Ana Josefa Encinas , (hija de los rodenses Miguel Encinas y Lorencia Fernández); y de cuyo matrimonio tenía seis hijos: Josef Joaquín, Josef Gabriel (“Ángel”), Juan Francisco, Antonia de la Potestad, Juana María y María Micaela.

   Desde uno de sus hijos,  “Ángel”, llegaríamos genealógicamente hasta los ilustres personajes ya mencionados, don Maximiliano y don Arturo,  a través de estas resumidas generaciones en las que, por supuesto, existieron más hermanos que no interesa ahora  reflejar:

                                          MAXIMILIANO ALARCÓN SANTÓN       ARTURO ALARCÓN SANTÓN  
                                                    (nació 21-XII-1880. Arabista)                        (Músico y compositor)                                                                                               
                                                                   I                                                                    I                                                    
                                                                                                        I   
                                                                        AGUSTÍN ALARCÓN FERNÁNDEZ                                 
                                                                        y  JULIA SANTÓN MARTÍNEZ                                      
                                                                                                        I
                                                  JOSÉ SANTÓN CHICANO
                                                                         y JUANA MARTÍNEZ PLAZA
                                                                                                        I
                                                                                       ÁNGEL SANTÓN
                                                                                    y  JOSEFA CHICANO
                                                                                                        I
                                                                                   JUAN SANTÓN (de Francia) (1791)
                                                                          y  JOSEFA ENCINAS FERNÁNDEZ

   Saber algo más de nuestros paisanos y de nosotros mismos produce  bastante satisfacción, y ésta  nos compensa  ampliamente del tiempo empleado en bucear por los más o menos profundos y desconocidos   contenidos de nuestra humilde historia.


                                         ADOLFO MARTÍNEZ GARCÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario