Páginas vistas en total

viernes, 16 de octubre de 2015


EL MOJÓN DEL CERRO DE LOS OBISPOS
   Muchas veces he empleado mi tiempo en pasear por viejos parajes históricos de nuestro término municipal: el camino romano, las cañadas reales y veredas…, y muy especialmente por un punto determinado que, por su propio nombre o por la leyenda que lo acompañaba, despertó siempre mi curiosidad. Como aquel famoso y original mojón mencionado por los rodenses del siglo XVI en las “Relaciones Topográficas de Felipe II”, que dijeron  partía los límites de tres diócesis: el Arzobispado de Toledo, y los obispados de Cartagena y Cuenca; “…y los dichos tres distritos hacen tres cuchillos y un triángulo en el dicho mojón de tal manera que congregados el dicho arzobispo y los dos obispos podrían estar y comer en una mesa de las ordinarias, y estar cada uno en su distrito…”

   Casi doscientos años después, (el 17 de junio de 1787), el clérigo albacetense Fernando Pérez informó al cartógrafo Tomás López sobre la villa de Albacete para su “Diccionario Geográfico de España”, repitiendo de aquel mojón histórico lo mismo que los de La Roda habían dicho en 1579, refiriendo la anécdota y leyenda de los tres obispos. Y se comprueba en sus palabras que, por entonces, ya  le daban un nombre propio al hito divisorio: “…se haya un mojón conocido por el “de los obispos”. Porque en él tocan las tres jurisdicciones; esto es, la de Albacete como obispado de Cartagena; la de Barrax como Arzobispado de Toledo; y la de La Roda, por el obispado de Cuenca; y en la antigüedad de las gentes tiene por tradición que los expresados Diocesanos se juntaron y comieron sentados cada uno dentro de su distrito…”

   Posteriormente, se comprueba que la gente había otorgado también el mismo nombre propio al cerro donde estaba el mojón: el “Cerro de los Obispos”, y así consta con este nombre en las actas y croquis topográficos de reconocimiento de mojones y líneas de términos municipales de los años 1871 y 1875, así como en los mapas actuales del Instituto Geográfico Nacional (escala 1:50.000).

   Medievalistas de prestigio piensan que esta elevación del “Cerro de los Obispos” es denominada en las antiguas fuentes: “… la Cabeçuela del Espartosiella de la Coxcoja, questa çerca del camino que va de Valaçote a San Clemeynte, en el cual mojon parten termino los de Alarcon e los de Alcaraz e de Chinchilla…”; (así es como se describe en la carta fechada en San Clemente el 1 de octubre de 1318, fijándose los términos entre Alarcón y Alcaraz, y ubicando el primer mojón en dicho lugar que, como he dicho, se identifica con el “Mojón de los Obispos”).

 
   
Del territorio del poderoso concejo de Alarcón, se independizó La Roda
  Claro, la gran pista de su identificación a través de los siglos creo que está en, además del paraje con sus nombres determinados, que partía los términos de Alarcón, Alcaraz y Chinchilla en 1318, como posteriormente siguió ocurriendo y ocurre en la actualidad, pues siguió partiendo los términos de los nuevos pueblos independientes y nacidos de aquellos tres grandes concejos: del de Alarcón surgió La Roda, y ambos eran pertenecientes al obispado de Cuenca; del de Alcaraz: San Clemente y posteriormente Barrax, pertenecientes al arzobispado de Toledo; y del de Chinchilla, se emancipó Albacete, pertenecientes ambos al obispado de Cartagena (hasta que se creara el propio obispado de Albacete e iniciara su periplo en el año 1950). 
 
   Aquella curiosidad y anécdota, de poder comer los obispos, juntos,  en donde estaba el mojón, tal vez sólo fuera una ocurrencia rodeña que nunca se hiciera realidad, y fuera una sencilla explicación gráfica y popular de nuestros regidores para que se entendiese mejor la curiosa confluencia de los tres distritos diocesanos en dicho triángulo y mojón. Aunque, doscientos cincuenta y siete años antes del escrito de las “Relaciones Topográficas de Felipe II”,  alguna vez, sí que estuvo en La Roda un obispo que no era el titular de la diócesis. Y fue en el año 1322, cuando pasando por esta población el obispo de Cartagena, determinó que nuestra parroquia se incorporara a su obispado; pretensión que le duró poco porque nuestro obispo conquense la reclamó y recuperó enseguida.

  Todos estos detalles e historias sobre el famoso mojón, despertaron enormemente mi curiosidad desde hace años, e intrigado seguí su pista en los mapas topográficos nacionales de escala 1:50.000 del Instituto Geográfico Nacional, números 764 y 765; y en ambos se encontraba y encuentra el vértice donde actualmente confluyen los términos municipales de Albacete, Barrax y La Roda, como los “tres cuchillos” y triángulo de los obispados que nos revelaron los regidores del siglo XVI. 
FOTOGRAFÍA  AÉREA DEL VISOR SIGPAC

   Y  allí, en la unión  de los tres “cuchillos” de los términos municipales mencionados debería  estar físicamente el famoso mojón. Y lo he buscado muchas veces. Pero ese punto que refleja el mapa, figura ubicado en un margen de la Cañada Real de La Mancha a Murcia y, entre las miles de grandes piedras que hay por allí amontonadas, esparcidas y tiradas, arrancadas del propio terreno en las labores cotidianas de la agricultura, etc., no es fácil encontrar lo que se busca.

Los grandes montones de piedras en los márgenes de la cañada
      El pasado 8 de junio, se publicó en el periódico provincial La Tribuna un magnífico artículo de Maite Martínez Blanco, titulado “En busca del mojón perdido”, que nos informaba de que unas brigadas de topógrafos del Servicio de Delimitaciones Territoriales del Instituto Geográfico Nacional estaban recorriendo el término municipal de Albacete para encontrar los correspondientes mojones existentes entre ese municipio y los 15 pueblos con los que linda y que figuran en las actas y cuadernos de trabajos realizados en el año 1871, archivados en  dicho instituto.
   Una vez encontrados los mojones correspondientes se les darían sus coordenadas GPS, con lo cual, aunque pudieran desaparecer alguna vez físicamente, permanecerían sus ubicaciones exactas. Es una modernización y actualización de los mismos mojones y de las mismas líneas divisorias que se dibujan entre ellos y separan los términos municipales de Albacete con sus 15 pueblos vecinos.

    Me he estado entreteniendo durante unos días en buscar o investigar en el archivo digitalizado del Instituto Geográfico Nacional, algunas actas topográficas y cuadernos de trabajo de esos años, 1871 y 1875, correspondientes al reconocimiento de los mojones y croquis de las líneas divisorias trazadas  por los topógrafos del Instituto Geográfico en las tres localidades mencionadas y vecinas, encontrando muchos datos desconocidos.
Poste indicador a lo largo de la cañada real.

  Describieron en 1871 el famoso mojón que nos ocupa, como “…un montón de piedras calizas de la misma forma y dimensiones que los anteriores, construido sobre un cimiento de calicanto antiguo, en el cerro de los Obispos y en la margen izquierda de la cañada de Murcia…”

   En 1875, se levantan otras actas y cuadernos de campo con sus croquis; por ejemplo, entre los términos de Barrax y La Roda,  en donde aparece el mismo mojón al final del recorrido, desde el cerro “Molino de Viento” al cerro “de los Obispos”, y se sitúa dicho histórico mojón al margen izquierdo de la cañada real de La Mancha a Murcia, (puede apreciarse claramente en la parte del croquis perteneciente al Instituto Geográfico Nacional, que se reproduce aquí debajo su parte final  por estar muy bien especificada la situación de la cañada y el mojón en el cerro “de los Obispos”.
Año 1875.CROQUIS TOPOGRÁFICO DE LA CALZADA Y EL MOJÓN

 Las visuales trazadas desde el mojón, y sus rumbos, fueron: al castillo de las Peñas de San Pedro 183 grados 0 minutos; a la torre de La Roda 333 grados 30 minutos; y a la torre de la Gineta 257 grados 45 minutos).

Montículo de tierra y piedras ; antiguo vértice geodésico
    Después de una serie de dudas y confusiones ante la localización de un montículo de tierra y piedras con cimiento de calicanto, parecido al mojón descrito en el acta de 1781, y después de estudiar varias tentadoras probabilidades, quedó para mí descartada su identidad con la del mojón buscado, porque no se ajustaba su ubicación con la apuntada por las comisiones locales de las actas y topógrafos que dibujaron los viejos croquis mencionados, y tampoco a los actuales mapas que reflejan aquellos acuerdos del siglo XIX. Y dicho montículo parece ser un antiguo vértice geodésico. (Omito explicar tales dudas y confusiones, más otros interesantes detalles que las acompañan, para no hacer este trabajo interminable).

     Sea como fuere, después de tanto tiempo de búsquedas y suposiciones esperando encontrar el famoso mojón, ¡que no aparece originalmente, y debería estar ahí, respetado, aunque fuera irreconocible, pero con su cimentación de mortero ancestral!, doy por finalizado este trabajo.  La curiosidad de haber estado  documentando la existencia histórica de este hito divisorio con tanta leyenda, historia y antigüedad, ha quedado parcialmente saciada por hoy. Y ha sido un gozo incomparable hacer estas fotografías que publico, pasear por el campo y por los viejos textos, componiendo este dibujo que me he inventado al imaginar a los obispos reunidos ante un mojón de “calicanto”  ilustrando esta pequeña investigación.

                                                           ADOLFO MARTÍNEZ GARCÍA

3 comentarios:

  1. Hola Adolfo, indicar un dato, a 5 km. del Cerro de los Obispos siguiendo la Cañada Real en dirección a Santa Marta, existe un vértice geodésico, denominado Viento, junto a este hay un antiquísimo mojón, que según el IGN es de línea limite entre los municipios de Barrax y La Roda. Pero me llama la atención que en su parte principal y en la punta hay grabadas sendas cruces.
    Lo pongo en su consideración. Me ha encantado su trabajo.
    Un saludo
    Antonio Piñero López
    Albacete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael Piñero Prat2 de marzo de 2017, 15:13

      Me llamo Rafael Piñero, vivo en Barcelona y mi familia paterna procede de Barrax. Veo que mencionas Barrax en tu comentario. ¿Tiene o tuvo algo que ver tu familia con Barrax?
      Saludos

      Eliminar
  2. Muy buena labor de investigación amigo Sancho,digo..,don Adolfo!!

    ResponderEliminar