Páginas vistas en total

martes, 26 de noviembre de 2013


  MAGNÍFICO VIAJE A ALCALÁ DE HENARES 

                                                                                                                   

   El pasado sábado día 16 de noviembre de 2013, Carmen y yo tuvimos la dicha de participar en un viaje cultural  a la ciudad de Alcalá de Henares organizado por    la cofradía rodense   “La Soledad”, cuyo motivo prioritario era ver la exposición sobre “La Sábana Santa” ubicada en el monasterio de San Bernardo, donde se habían reunido todos los materiales y estudios relacionados con “la Síndone” en tantísimos años de investigación. Pero también estaba previsto  conocer la ciudad que es  “Patrimonio de la Humanidad”  desde el año 1998.
Plaza de Cervantes en Alcalá de Henares

   Desde aquí agradecemos profundamente que María José Salvador, nuestra vecina y amiga,  se acordase de nosotros para este viaje, así como  agradecemos a Juan Ruiz Carrasco que nos comunicara por teléfono el día anterior la posibilidad de asistir a tan inolvidable evento.

   En la asequible aportación económica que a cada uno de los viajeros correspondía (20 €)  se incluía el concertado viaje en autocar y la prevista entrada a la exposición. Y con el complemento de otra aportación individual (8´50 €) una guía especializada nos acompañó y documentó en la visita mañanera a todos los lugares y monumentos más importantes de la ciudad.

Fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso (actual rectorado de
 la Universidad de Alcalá de Henares), obra de Rodrigo Gil de Hontañón..

  Los guías, como la nuestra, que se desplazaban por la ciudad  seguidos de sus correspondientes grupos de turistas, iban vestidos de manera especial recordando la antigua vestimenta que llevaban los estudiantes universitarios en lejanos siglos: con larga túnica y beca, ambas prendas de diversos colores según el colegio mayor o menor al que pertenecían. 

   Precisamente a nuestro grupo nos atendió una chica que representaba ser la primera doctora surgida de esta universidad y de toda España: “La Doctora de Alcalá”  María Isidra de Guzmán y de la Cerda. Estudió en el siglo XVIII con privilegio especial de Carlos III, y tal vez por ser hija de dos Grandes de España, pues no le estuvo permitida la Universidad a  la mujer hasta el siglo XIX.


Detalle del cuerpo central de la fachada creada por Gil de Hontañón
   No voy a repetir todos los  lugares en donde estuvimos, aunque todos ellos nos dejaron un recuerdo inolvidable. Como fueron  los concernientes a la Universidad de Alcalá, la Complutense, fundada en 1499 por el cardenal Cisneros, ministro consejero de los Reyes Católicos,  pionera  en el mundo como ciudad universitaria estructurada y planificada para tal fin (  edificios colegios, calles, etc.), y su monumentalidad ha sido determinante para que la ciudad fuera proclamada por la Unesco  “ Patrimonio de la Humanidad” en 1998.

   Admiramos la preciosa fachada  plateresca del Colegio Mayor de San Ildefonso, creada por  el arquitecto y escultor Gil de Hontañón en pleno siglo XVI.

    Recorrimos sus patios interiores y llegamos hasta su “Paraninfo” , donde se siguen entregando anualmente los premios  Cervantes de Literatura cada 23 de abril,  fecha en la que se celebra “El día Internacional del Libro”  y día en el que fue enterrado Cervantes.  


Detalles del artesonado del techo del Paraninfo donde se entregan los
Premios Cervantes todos los  23 de abril
  Allí dentro nos extasiamos con su magnífico techo artesonado con influencias mudéjares, y a su salida comprobamos  todos los nombres y retratos de los premiados desde el año 1976 (Jorge Guillén), esculpidos en bajorelieve  y puestos sobre  una pared de la galería o antesala. 


Soportales de la Calle Mayor de Alcalá de Henares
  Hicimos un recorrido casi completo por su centro histórico, conocimos las piezas más importantes de su Museo Arqueológico,  la Catedral, etc.  y recorrimos sus céntricas calles, como la Calle Mayor, toda ella bordeada de soportales formados con pilares y columnas de piedra, algunas  reutilizadas de otros edificios antiguos, que sostenían enormes vigas de madera soportando el peso de dos pisos de viviendas.

Don Quijote y Sancho Panza en bronce frente a la casa donde nació
Miguel de Cervantes.



 Y en dicha calle llegamos hasta la casa donde nació Cervantes, visitándola, y haciéndonos unas fotos  en un banco que hay frente a ella con las esculturas en bronce de Sancho Panza y don Quijote que parecía querer abrazarnos. Era una foto casi obligada, como vimos que hacían la mayoría  de turistas que visitaban la famosa casa.


 Bajo los soportales nos cobijaban típicas tiendas, confiterías y cafeterías, donde comimos a la costumbre  y estilo de los alcalaínos según la recomendación de Tomás Carrasco, compañero de viaje que había vivido allí bastantes años y aún  conservaba su casa: Pues pedíamos la bebida, (una caña, una clara, un vino…) y elegíamos la tapa que más nos apetecía de una carta con una docena de fotografías de copiosos y variados  aperitivos, (bebida y tapa por 2´70 €). 

 La mayoría estuvimos degustando los buenos manjares de la llamada “La Posada, de Indalo”.  (Esta generosa costumbre nos gustó a todos muchísimo y lamentamos que no exista  todavía en nuestra localidad un criterio parecido, pues con dos rondas comimos espléndidamente).
En la "Posada, de Indalo" degustamos con la bebida las
magníficas tapas que se incluían.  

   Pero la actividad principal estaba por llegar y llegó a las seis de la tarde ante el convento de San Bernando entrando a la exposición llamada “La Sábana Santa”.

 A cada visitante nos proporcionaron un equipo  de  audio-guía Dolby digital programado en seis idiomas y compuesto de unos buenos auriculares unidos a un delgado y pequeño “decodificador”  que llevábamos en la mano o un bolsillo. ¡Y fue impresionante!

Por estar sobre un espejo se podía ver  también el martirio que sufrió en su parte
posterior el "Hombre de la Sábana Santa". 
   Recomiendo a quien lea este artículo que visite esta exposición. Allí están todos los detalles de los materiales y técnicas empleadas en el estudio de esta reliquia cristiana. Y además existe la reproducción escultórica del cuerpo masacrado del Hombre de la Sábana  modelado por el doctor y catedrático sevillano en Bellas Artes Juan Manuel Miñarro que reproduce milimétricamente todas las heridas que muestra la Síndone.
 
Visión de las innumerables heridas que refleja la Sábana Santa y ha reproducido fidedignamente Juan Manuel Miñarro.

Detalle de los pies. El derecho extendido porque estuvo debajo y apoyado en
la cruz, y el izquierdo flexionado  porque estuvo encima y dejó en el lino
 sólo la huella del talón, por lo que hubo un tiempo en el que los estudiosos
del tema pensaron que este Hombre (Jesús) estaba cojo.
  Personalmente,  había dedicado  a este tema un capítulo de mi libro “Tradición y creencias. Historia de la Semana Santa de La Roda”, publicado en el año 2007. Y había estudiado durante cierto tiempo todos los escritos y pruebas publicadas sobre la posible imagen de Jesús en este famoso lienzo de lino; pero entonces  no estaba realizada su presentación tridimensional y policromada, pues  el escultor  Miñarro sólo había reproducido la cabeza del señor y una pequeña maqueta del cuerpo. Y por lo tanto no había creado todavía  la escultura que ahora presenciábamos   a tamaño natural; aunque  sí había visto en Internet la foto del cuerpo en bronce de otro escultor que persiguió los mismos fines que Miñarro y antes que él: ese escultor fue el italiano  Luigi Mattei (mencionado en las páginas 32 y 33 del libro ya mencionado).

   Esta exposición itinerante había estado antes en Málaga, en Sevilla  y en  Oviedo; después de Alcalá de Henares desconozco a dónde irá, pero merece la pena visitarla. Pienso que hasta ahora, sólo por la fe llegamos realmente  al hecho de la existencia  de Cristo, sin existir objeto alguno personal que le haya pertenecido y tocado; y tal vez sea esta tela con su efigie el único elemento físico y tangible que se conserva de Él; aunque la Sábana Santa tiene sus detractores y  sus seguidores, y por lo tanto la polémica de su autenticidad seguirá en el tiempo, aunque las pruebas en su favor son apabullantes. 

Escenas del belén visitado en Alcalá de Henares



   Después, saliendo ya hacia La Roda, visitamos un belén maravilloso y monumental de la Asociación Complutense de Belenistas  en la antigua fábrica “Gal”, ya que recientemente se había celebrado allí el LI Congreso Nacional de Belenistas.
 
   Y fue el remate para definir este viaje cultural como uno de los mejores que recordamos. Casi todos coincidimos en que era lo mejor que habíamos contemplado en belenes por la calidad de sus esculturas, de sus perspectivas genialmente logradas, de su estructura fielmente conseguida, de su buen gusto…
  
¡También merece la pena ir a esta ciudad por el monumental belén que han conseguido crear; aunque  este atractivo no es sólo por la visita al principal, que es precioso,  pero también a su alrededor hay paneles con multitud de ventanas abiertas mostrando otras escenas aisladas tras sus correspondientes  cristales y que, por sí mismas y por sus composiciones, son magníficas obras de arte  en miniatura.


                       ADOLFO MARTÍNEZ GARCÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario